Foro sobre la Ley de Seguridad Interior

Foro sobre la Ley de Seguridad Interior

Derechos humanos y seguridad: una falsa dicotomía

28 de Marzo de 2017

whatsapp-image-2017-03-21-at-6-36-11-am

En meses recientes, el poder legislativo ha iniciado un debate poco efectivo y serio en el marco de varias propuestas legislativas para aprobar una Ley de Seguridad interior. Existe una tendencia de los poderes públicos de crear una Ley que de facto establecería un régimen de militarización de la seguridad pública y crearía estados de excepción, contraviniendo las recomendaciones y otros estándares internacionales de derechos humanos.

Desde la sociedad civil hemos expresado nuestra preocupación por la existencia de un marco legal que faculta a las fuerzas armadas a ejercer tareas que le son ajenas y que generan violaciones a los derechos humanos que no son investigadas ni sancionadas, perpetuando la impunidad.

Desde los años setentas el Estado de Guerrero ha sufrido en carne propia la militarización. El 70 por ciento de los desaparecidos de la época denominada “la guerra sucia”, tuvieron ocasión en esta Entidad y el Ejército Mexicano jugó un papel central en la comisión de estas graves violaciones a los derechos humanos. Un caso emblemático que ilustra este contexto es el de Rosendo Radilla que fue llevado a la Corte Interamericana de Derechos Humanos emitiendo una sentencia contra el Estado Mexicano. En años recientes la militarización en el Estado de Guerrero ha continuado, aconteciendo violaciones graves a los derechos humanos de mujeres indígenas y otras personas, como es el caso de las mujeres Me’phha Valentina Rosendo Cantú e Inés Fernández Ortega y los campesinos ecologistas Teodoro Cabrera y Rodolfo Montiel. En todos estos casos la Corte Interamericana analizó el contexto de militarización que existe en Guerrero y declaró la existencia de un contexto de violencia institucional castrense, sobre todo en los casos de la indígenas Me’phaa.  No es casual que de los  cinco casos que han sido llevados a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, cuatro son del Estado de Guerrero y los responsables son elementos del Ejército Mexicano.

En el marco de la violencia producida por los grupos de la delincuencia organizada y el combate que el estado dice desplegar, la militarización se ha extendido a todo el país, sin que el problema se logre revertir, por el contrario, lo que han aumentado son los índices de violaciones a los derechos humanos, sin que las mismas sean investigadas.

La experiencia empírica y el trabajo diario de las organizaciones de la sociedad civil y  de derechos humanos nos muestra que la actuación de las fuerzas armadas en tareas de seguridad pública vulnera los derechos humanos de las personas, pues a menudo cometen abusos contra la población, pero además, es una institución hermética, que se conduce en la opacidad en sus actuaciones y carece de controles civiles para que rinda cuentas.  Por ello vemos necesario que las afectaciones de la iniciativa, sus impactos y estrategias puedan ser discutidos en Guerrero que ha sufrido los embates de la militarización y sus efectos y en ese marco dar voz a todas las víctimas.

LAS MUJERES DE HOY: LEVANTAN LA VOZ EN DEFENSA DE LA VIDA

imagen2

LAS MUJERES DE HOY: LEVANTAN LA VOZ EN DEFENSA DE LA VIDA

 

       08 de Marzo de 2017, Chilapa de Álvarez, Guerrero.- Caminan en tierra suelta, veredas, cerros, en las  calles empedrados y pavimentadas de las ciudades, suben y bajan escalones, el sol no les detiene, la lluvia les acompaña en su llanto, pocos saben sus nombres, sus rostros son olvidados, pero el grito que las ha mantenido vivas se escucha en las calles, “Vivos se los llevaron, vivos los queremos”, saben perfectamente que el enemigo está presente en cada movimiento, pero no las intimida. Así es la lucha de las mujeres de hoy, que se han sumado por cada desaparecido, ejecutado, torturado o preso político.

Desde hace una década el incremento de personas desaparecidas aumento de manera alarmante, tanto que según el Registro Nacional de Personas Desaparecidas (RNPED) se conoce que son aproximadamente 30 mil 942 desaparecidos en el país. Padres, hermanos, esposos e hijos desaparecidos han sido hallados en fosas clandestinas, en bolsas, en cajuelas de automóviles, en barrancas o simplemente sobre la carretera, de los otros más se desconoce su paradero. Posiblemente se encuentren reclutados forzadamente por el crimen organizado.

Ante La mirada de estas mujeres han transitado desfiles enteros de cuerpos desmembrados, calcinados, ejecutados, decapitados o desollados que tienen que soportar con un nudo en la garganta, siempre rogando para que su familiar no se encuentre entre esos cadáveres o restos. “Seguro en algo andaban”, “mejor ya no lo busquen porque les puede ir peor” o “mejor no se metan en más problemas” son unas de las frases con la que las autoridades  buscan quebrar la esperanza, el coraje y la dignidad de las mujeres que luchan y que exigen, a pesar de ser criminalizadas, que se organizan para realizar búsquedas ciudadanas, reuniones, mítines o marchas.

 En el estado de Guerrero existen siete colectivos de familiares de desaparecidos y cinco de ellas encabezados por mujeres, sin embargo en todas existen madres que han dejado todo por exigir la presentación con vida de sus familiares, verdad y justicia, como es el caso de las madres de los desaparecidos de Ayotzinapa, mujeres que han recorrido el país entero y otros países con la misma consigna, con la que han inspirado a más mujeres a levantar la voz a pesar del miedo a enfrentarse al más sangriento enemigo, el Estado.

Por otro lado el colectivo de familiares de Chilpancingo se armaron de valor para denunciar públicamente a sus desaparecidos comunicándose con otros colectivos para sumar fuerzas. De todas ellas, donde sin lugar a dudas las mujeres indígenas son mucho más vulnerables, como el caso del colectivo “Siempre Vivos”, pues la mayoría no habla ni comprende el castellano, y tener que lidiar con la insensibilidad de los ministerios públicos, la revictimizacion del Gobernador y la minimización de su dolor por parte de las autoridades les dificulta aún más acceder a la justicia. Es importante mencionar que incluso las mismas mujeres que trabajan en las instituciones del gobierno han tratado de manera indigna a familiares de las víctimas.

 Tienen bien claro quién es el enemigo, el Estado y todos quienes sirven a sus intereses voraces, que sin empatía alguna al dolor de esta mujeres no han parado de perseguirlas y hostigarlas siendo revictimizadas, han tratado de pararlas y desvirtuar su movimiento pero no han logrado vencer la fuerza que emana del sentimiento de una madre, esposa, hermana o hija que ve en la desaparición de un hijo o familiar  el dolor más grande que pueda experimentar un ser humano.

La impunidad nunca ha dejado de ser una amenaza. Son mujeres que  bajo el sol, para buscar a sus hijos, hermanos, esposos o padres han dejado sus intereses personales para dedicarse exclusivamente a la defensa por el derecho a la vida y libertad de sus familiares, su lucha es inclaudicable y constante, son defensoras de derechos humanos de tiempo completo y el amor a sus seres queridos es tal que están dispuestas a dar su vida por obtener verdad y justicia, no solo para sus seres queridos sino también para que otras personas no pasen  por lo que ellas están pasando, pues no fue su elección más han asumido dignamente su papel de defensoras de la vida.

Por esa razón en el marco del Día Internacional de las mujeres, el Centro Morelos reconoce la lucha de ellas, que han mostrado su dignidad en la exigencia de lo justo “la presentación con vida de sus familiares y castigo a los culpables”, sabemos que estas mujeres no se dejarán vencer por el cansancio, que la lucha de ellas ha sido, es y seguirá siendo la cuna de nuevos puños en alto.

Atentamente:

¡Por una sociedad fraterna y una vida digna!

Centro Regional de Defensa de Derechos Humanos “José Ma. Morelos y Pavón” A. C.