“La organización de las familias de los colectivos son la esperanza para los miles de desaparecidos del país”

La organización de las familias de los colectivos son la esperanza para los miles de desaparecidos del país.

          Chilapa de Álvarez, Guerrero, 21 de Noviembre de 2017.- Se cumplen tres años del surgimiento del colectivo “Los otros desaparecidos” en Iguala, Guerrero, a raíz de la desaparición de los 43 Normalistas la noche del 26 y 27 de septiembre del 2014.

Manifestamos nuestro reconocimiento a las familias que con el dolor a cuestas por la desaparición de un familiar, se han organizado para buscar la forma de hacerle frente a la ingobernabilidad del estado de Guerrero. Esta organización de los colectivos representan una esperanza para los miles de desaparecidos en el país.

Como Centro Morelos consideramos que la organización de la sociedad civil siempre es importante, sobre todo en este tiempo de crisis en materia de derechos humanos que en la última década, cientos de familias salen a las calles en exigencia de la presentación de sus desaparecidos pese al terror que, tanto los grupos del crimen organizado como las fuerzas de seguridad siembran día con día.

Van tres años que en Guerrero se han ido formando colectivos de familias que son de comunidades y ciudades de diferentes regiones del estado y que buscan a personas víctimas de desaparición forzada y por particulares y es gracias a la movilización de ellos y ellas que se han encontrado cientos de personas en fosas clandestinas y que algunos han sido entregados a sus familias. Sin embargo las desapariciones no acaban.

En estos tres años de búsqueda, las familias se han vuelto especialistas y en varias ocasiones ellos son quienes indican a los peritos de la fiscalía cómo realizar su trabajo; como lo sucedido en mayo del 2016, en la exhumación de 4 cuerpos en el cerro de Tepehuixco del municipio de Chilapa donde un solo perito iba a realizar las diligencias, sin embargo Mario Vergara y Simón Carranza, que pertenecen a un colectivo de iguala y que apoyaron al colectivo “Siempre Vivos” en la búsqueda de fosas, no lo permitieron, posteriormente, los buscadores regresaron a las fosas para cerciorarse si se habían hecho bien las exhumaciones pero se encontraron con varios huesos, un anillo e incluso una prenda.

Desde aquí enviamos nuestro reconocimiento a las familias que integran el colectivo ”Los otros Desaparecidos” de Iguala por sus tres años de lucha incansable y lo mismo al Colectivo “Siempre Vivos” de Chilapa que en los próximos días también cumplirá los mismos tres años, Admiramos profundamente a esas familias, en su mayoría mujeres que no se dan por vencidas y que han tomado la decisión de enfrentarse a un monstruo llamado corrupción e impunidad con la que las instituciones gubernamentales protegen a los grupos de la delincuencia organizada.

Así mismo les hacemos saber que el Centro Regional de Defensa de Derechos Humanos “José María Morelos y Pavón” se ha unido a su exigencia y por ellos cuentan con nuestra solidaridad y respaldo.

Atentamente:

¡Por una Sociedad Fraterna y una Vida Digna!
Centro Regional d Defensa de Derechos Humanos “José Ma. Morelos y Pavón” A. C.

Foro sobre la Ley de Seguridad Interior

Foro sobre la Ley de Seguridad Interior

Derechos humanos y seguridad: una falsa dicotomía

28 de Marzo de 2017

whatsapp-image-2017-03-21-at-6-36-11-am

En meses recientes, el poder legislativo ha iniciado un debate poco efectivo y serio en el marco de varias propuestas legislativas para aprobar una Ley de Seguridad interior. Existe una tendencia de los poderes públicos de crear una Ley que de facto establecería un régimen de militarización de la seguridad pública y crearía estados de excepción, contraviniendo las recomendaciones y otros estándares internacionales de derechos humanos.

Desde la sociedad civil hemos expresado nuestra preocupación por la existencia de un marco legal que faculta a las fuerzas armadas a ejercer tareas que le son ajenas y que generan violaciones a los derechos humanos que no son investigadas ni sancionadas, perpetuando la impunidad.

Desde los años setentas el Estado de Guerrero ha sufrido en carne propia la militarización. El 70 por ciento de los desaparecidos de la época denominada “la guerra sucia”, tuvieron ocasión en esta Entidad y el Ejército Mexicano jugó un papel central en la comisión de estas graves violaciones a los derechos humanos. Un caso emblemático que ilustra este contexto es el de Rosendo Radilla que fue llevado a la Corte Interamericana de Derechos Humanos emitiendo una sentencia contra el Estado Mexicano. En años recientes la militarización en el Estado de Guerrero ha continuado, aconteciendo violaciones graves a los derechos humanos de mujeres indígenas y otras personas, como es el caso de las mujeres Me’phha Valentina Rosendo Cantú e Inés Fernández Ortega y los campesinos ecologistas Teodoro Cabrera y Rodolfo Montiel. En todos estos casos la Corte Interamericana analizó el contexto de militarización que existe en Guerrero y declaró la existencia de un contexto de violencia institucional castrense, sobre todo en los casos de la indígenas Me’phaa.  No es casual que de los  cinco casos que han sido llevados a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, cuatro son del Estado de Guerrero y los responsables son elementos del Ejército Mexicano.

En el marco de la violencia producida por los grupos de la delincuencia organizada y el combate que el estado dice desplegar, la militarización se ha extendido a todo el país, sin que el problema se logre revertir, por el contrario, lo que han aumentado son los índices de violaciones a los derechos humanos, sin que las mismas sean investigadas.

La experiencia empírica y el trabajo diario de las organizaciones de la sociedad civil y  de derechos humanos nos muestra que la actuación de las fuerzas armadas en tareas de seguridad pública vulnera los derechos humanos de las personas, pues a menudo cometen abusos contra la población, pero además, es una institución hermética, que se conduce en la opacidad en sus actuaciones y carece de controles civiles para que rinda cuentas.  Por ello vemos necesario que las afectaciones de la iniciativa, sus impactos y estrategias puedan ser discutidos en Guerrero que ha sufrido los embates de la militarización y sus efectos y en ese marco dar voz a todas las víctimas.