Comunicado | Un año de impunidad del asesinato de los dos normalistas de Ayotzinapa

04-de-octubre

Un año de impunidad del asesinato de los dos normalistas de Ayotzinapa

 

Tlapa de Comonfort, Guerrero. 4 de Octubre de 2017.- A un año del asesinato de los estudiantes normalistas Jonathan Morales Hernández y Filimón Tacuba Castro, ocurrido en la carretera Chilpancingo-Tlapa cerca de Tixtla, los familiares no tienen verdad, justicia ni reparación.

Jonathan y Filimón cursaban el último año de la licenciatura en educación primaria. Ese año se graduarían. El 4 de abril regresaban de realizar sus prácticas docentes, alrededor de las seis de la tarde de manera coincidente se encontraron en la base de las urvan de Chilpancingo – Tixtla y abordaron la número 41. Al salir de la ciudad cinco personas se subieron a la unidad del transporte público y kilómetros más adelante empezaron a asaltar a los pasajeros. Según testigos del hecho los agresores dispararon contra los estudiantes y les dieron el tiro de gracia. Ese mismo día los agresores mataron e hirieron a otras personas en su ruta de escape.

Las investigaciones de la Fiscalía General del Estado lograron identificar a seis personas. De acuerdo a las pesquisas, se trataba de un grupo delictivo que operaba en Chilpancingo y su modus operandi era el asalto con violencia. Estaban involucrados en por lo menos tres hechos violentos más, principalmente de asalto a tiendas Oxxo con saldo de varias personas asesinadas.

Cinco personas fueron detenidas y procesadas bajo el nuevo sistema de justicia penal. El 4 de septiembre de este año les dictaron una sentencia de 60 años de prisión.

No obstante lo anterior las investigaciones no lograron esclarecer el móvil del múltiple homicidio ni establecieron si este grupo delictivo formaba parte orgánica de la delincuencia organizada y si tenían un mando jerárquicamente superior.

Resulta difícil entender que este grupo delictivo tenía meses operando en Chilpancingo con toda impunidad y en plena ciudad y a la luz del día, sin que autoridad alguna actuara. Tuvieron que asesinar a dos Normalistas de Ayotzinapa para que el aparato estatal emprendiera acciones parciales.

El presente caso es emblemático de la violencia que prevalece en el Estado de Guerrero y la inacción de las autoridades para enfrentarla. Las deficiencias de las instituciones de justicia para ofrecer verdad y justicia se hizo patente en el presente asunto. Pese al nuevo sistema de justicia penal no se ha logrado establecer a cabalidad el móvil de la agresión ni la cadena de mando de los agresores.

Tragedias y episodios de violencia como el presente caso no sirven a la autoridad para marcar un punto de no retorno e implementar medidas de no repetición, por eso la violencia en el corredor de Chilpancingo – Chilapa – Tlapa aumenta exponencialmente, esas lugares se han convertido en zona de guerra en las que los grupos delincuenciales mantienen un autogobierno. Las instituciones están desdibujadas y solo son espectadores de los múltiples asesinatos y quemas de unidades del transporte público. Pero lo más preocupante es que abdican de su obligación de brindar seguridad  a los ciudadanos y sin y rubor alguno declaran que esos asuntos no son de su competencia, tal como lo hiciera el Fiscal del Estado de Guerrero, Javier Olea, en días recientes.

La impunidad en los casos como el de los normalistas de Ayotzinapa y la negativa de las autoridades para reconocer la gravedad de la violencia que azota nuestra entidad y emprender acciones para revertirla, tienen a Guerrero en vilo y a la intemperie

Frente a lo anterior exigimos:

  1. Esclarecer el móvil de la agresión a los dos normalistas de Ayotzinapa.
  2. Reparación del daño a familiares.
  3. Alto a la criminalización a los Normalistas de Ayotzinapa.
  4. Garantizar la seguridad de las personas transeúntes de las regiones Centro y Montaña de Guerrero.

Centro de Derechos Humanos de la Montaña “Tlachinollan”

Centro Regional de Defensa de Derechos Humanos “José María Morelos y Pavón”

 

Boletín de prensa | Lázaro y German Sánchez Reyes, víctimas de la inseguridad en Chilapa de Álvarez.

 

Boletín de prensa

Lázaro y German Sánchez Reyes, víctimas de la inseguridad en Chilapa de Álvarez.

            Chilapa de Álvarez, Guerrero, 29 de Septiembre de 2017.- En la noche de ayer presuntos hombres de la delincuencia organizada asesinaron a dos jóvenes que correspondían a los nombres Lázaro y German Sánchez Reyes en la cancha de la colonia Popular cuando se disponían a regresar a su casa. Los jóvenes contaban con 19 y 17 años respectivamente, ambos medios hermanos de Miguel Sánchez Mateos, desaparecido desde el 12 de diciembre del 2014, caso que se le da seguimiento jurídico desde el Centro Morelos.

Los jóvenes acostumbraban ir a jugar a las canchas (donde ocurrieron los hechos) todas las tardes después de sus jornadas darías y solían regresar a casa a las 19:00 hrs. Según testimonios los dos jóvenes presentaban impactos de arma larga y heridas con arma punzo cortante. Lázaro presentó una herida de bala en la cabeza y German tenía varios impactos en diferentes puntos del cuerpo, así como cortaduras y moretones. Hasta el momento se conoce que se abrió una carpeta de investigación, sin embargo por el momento aún no hemos podido saber el número.

Ante estos hechos lamentables manifestamos nuestra preocupación y nuestro enérgico reclamo a las autoridades Estatales y Federales por no dar resultados que la ciudadanía necesita con la fuerte presencia de elementos policiacos y del Ejército en la sociedad civil. En lo que va del año son más de 200 personas que han sido víctimas de la delincuencia organizada que se disputan el territorio y no hay ningún contrapeso que detenga tanto acto sanguinario, pues todos los operativos de seguridad que ponen en marcha han fracasado.

Hasta el momento se desconoce a cuantos responsables o presuntos responsables han detenido, por los cientos de personas ejecutadas, torturadas o desaparecidas, por otro lado tampoco han podido dar con el paradero de ninguno de los desaparecidos que las familias que conforman el colectivo “Siempre vivos” han reclamado ante la Fiscalía de estado y la PGR. Por lo tanto consideramos que tanta presencia militar en las calles no es más que una simulación, ya que la omisión de las autoridades violenta gravemente los derechos de quienes viven en esta situación de riesgo.

Hace diez días se realizó la Misión Civil de Observación, donde organizaciones nacionales e internacionales hicieron un llamado al gobernador Héctor Astudillo Flores para tomar medidas que ayudaran a detener esta ola de violencia que está a la orden del día y que sume en terror a la población en general.

Atentemente:

¡Por una Sociedad Fraterna y Una Vida Digna!

Centro Regional de Defensa de Derechos Humanos “José Ma. Morelos y Pavón” A. C.

Volante | Solidaridad con nuestros hermanos y hermanas damnificadas de los huracanes y sismos que han tocado México.

Solidaridad con nuestros hermanos y hermanas damnificadas de los huracanes y sismos que han tocado México.

logo-normal

De las comunidades y pueblos originarios donde provienen los y las normalistas rurales, costas o sierras, los actos de la naturaleza han provocado pérdidas materiales o cobrando vidas. En estos pueblos la ayuda siempre llega tarde, ni las instituciones ni los políticos les interesa el bienestar de estas familias, más bien es la gente que trabaja para beneficio de todos, ayudándose mutuamente, como han podido recuperar la esperanza de que no todo está perdido.

En el estado de Guerrero, la tormenta tropical Manuel y el huracán Ingrid en el 2013 causaron bastantes estragos: colonias bajo el agua, destrucción de calles y servicios eléctricos, carreteras bloqueadas, inundaciones, casas devastadas, comunidades incomunicadas, pérdidas humanas. Conocemos su angustia e impotencia: Ayotzinapa no puede ser indiferente ante el dolor y sufrimiento del pueblo, los principios que adquirimos en nuestra formación como normalistas rurales, las condiciones sociales y el entorno donde vivimos, nos obliga a ser empáticos con las víctimas y damnificados de los huracanes y sismos de este mes en el país. El 7 de septiembre el llamado terremoto de Pijijiapan genero graves estragos en los estados de Chiapas y Oaxaca; varios estudiantes de Ayotzinapa son originarios de los pueblos del Istmo de Tehuantepec y de Los Altos de Chiapas, sus hogares y familias sufrieron las consecuencias. La “Caravana por la vida” salió de la Normal Rural de Ayotzinapa el 10 de septiembre conformada en su totalidad por jóvenes de Chiapas y Oaxaca, llegaron dispuestos a apoyar en las labores de reconstrucción y entregamos víveres casa por casa a los habitantes.

A mediados de septiembre, el huracán “Max” llegó a la Costa Chica y Costa Grande del estado de Guerrero, uno de los municipios que más daños sufrió es San Marcos: año tras año los normalistas de Ayotzinapa vamos a practicar a las escuelas primarias ubicadas precisamente en este municipio, sentimos una responsabilidad el devolver el apoyo que tanto nos brindan con nuestra formación. Por ello el 16 de septiembre, el lugar de festejar las fiestas patrias como las autoridades de gobierno, decidimos llevar víveres y visitar las casas de los afectados para ayudarles con labores que requerían para salvaguardar sus pertenencias.

Los estados de Morelos, Puebla y el D.F, fueron azotados por el sismo del pasado 19 de septiembre, que dejó una gran devastación y zozobra, cayeron casas y edificios, mujeres, hombres y niños perdieron la vida, La tragedia que envuelve estos estados nos consterna, y la comprendemos: sabemos cómo se siente la ausencia de los seres queridos, lo hemos sentido durante tres años sin los 43 que se llevó la policía.

El largo andar que hemos emprendido por la exigencia de verdad y justicia para Ayotzinapa lleva 3 años manteniendo viva una llama de dignidad que no se apaga por la luz que nos aportan los compañeros y compañeras que se han solidarizado con nosotros, incontables muestras de apoyo hemos recibido y que nos sirven como energía para mantener firme la protesta de la presentación con vida de los 43 compañeros desaparecidos y el esclarecimiento de los ataques del 26 de septiembre de 2014. A punto de cumplirse 3 años de la masacre en Iguala, los daños de los huracanes y sismos de este mes, la realidad de nuestro pueblo que sufre, nos obliga a modificar nuestras protestas vinculándolas a brindar apoyo a los que tanto padecen la desolación y sacrificio que implican los cambios de la naturaleza.

Sabemos y tenemos plena conciencia de que somos los pobres quienes más padecemos las consecuencias de la naturaleza, así como los malos gobernantes, nosotros somos los que nos quedamos sin techo y perdemos las pertenencias, los que no tenemos reservas de alimentos ni lugar en donde refugiarnos. No son los banqueros o políticos quienes apoyan en labores de rescate, ni los que comparten sus esfuerzos para salvar vidas. Son los pobres los que se organizan para apoyarse. “Ser pueblo, hacer pueblo y estar con el pueblo”, es el legado del profesor Lucio Cabañas nos heredó y que continuamos practicando.

Las brigadas humanitarias “26 de septiembre” son una protesta encaminada a apoyar a los compañeros y compañeras damnificadas de los huracanes y sismos de recientes fechas, impulsadas por normalistas rurales de la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (FECSM) junto con los Padres y Madres de familia de los 43 compañeros desaparecidos.

Nosotros somos empáticos ante el sufrimiento del pueblo, con estas brigadas que llevaran víveres y ayuda, queremos llevar el mensaje de solidaridad, un aliento de fuerza para nuestros compañeros y compañeras que viven en la incertidumbre. Pero también vamos a seguir denunciando que fue el estado quien se llevó a nuestros 43 hermanos, quien asesinó a 3 de nuestros compañeros y 3 civiles más el 26 de septiembre. Las 4 líneas de investigación que nos deja el GIEI son nuestros argumentos contra la “mentira histórica” de la PGR, son nuestra bandera de lucha que levantaremos en todos los lugares en donde lleguemos.

A 3 años de la masacre de Iguala seguimos firmes en la exigencia de la investigación al 27 batallón del ejército y su participación el 26 de Septiembre; mantenemos vigente el señalamiento a los policías y la clase política de Huitzuco, Gro., en la desaparición de al menos 25 compañeros; seguimos apuntando a la exhaustiva indagación del trasiego de droga de Iguala – Chicago como el móvil de las agresiones; y una consigna permanente es el examen de la telefonía celular de estudiantes, funcionarios, policías que estuvieron activos el 26 y 27 de Septiembre. Nuestras protestas continuaran y seguiremos caminando al lado de los padres y madres de familia en el largo andar por la búsqueda de verdad y justicia para Ayotzinapa.

26 de septiembre… ¡No se olvida, es de lucha combativa!
¡Vivos los llevaron, vivos los queremos!
¡
H. Comité Ejecutivo Estudiantil “Ricardo Flores Magón”
Septiembre combativo 2017

Pronunciamiento | LA LUCHA TRAS LA DESAPARICIÓN FORZADA

imagen2

Pronunciamiento

LA LUCHA TRAS LA DESAPARICIÓN FORZADA

       Chilapa de Álvarez, Guerrero, 30 de Agosto de 2017.- En el marco del día internacional de víctimas de desaparición forzada,  manifestamos nuestra solidaridad a la exigencia de la presentación de los familiares desaparecidos que han motivado a la conformación de colectivos que trabajan en conjunto para unir el dolor que el estado mexicano ha provocado con la intención de sembrar el terror en la sociedad.

La lucha que las familias emprenden desde que desaparece un familiar va más allá de lidiar con un gobierno impune, las víctimas directas e indirectas de desaparición forzada se enfrentan con discriminación, criminalización, insensibilidad y revictimización ante un gobierno omiso que a través de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) inmoviliza las leyes que protegen a las víctimas con trámites burocráticos que no dan resultados, como la ley general de Víctimas.

No es novedad que el estado de Guerrero sea una de las entidades donde se han dado desapariciones forzadas desde la guerra sucia que infundió el terror y fracturo al movimiento social que luchaba por defender sus derechos. Actualmente la desaparición forzada sigue presente modificándose con nuevas estrategias para seguir logrando el mismo resultado de miedo y psicosis en el país entero. Los grupos de la delincuencia organizada aparentemente son los responsables de miles de desapariciones, sin embargo, la omisión, e impunidad del estado mexicano para combatir este problema que va a la alza los convierte en cómplices.

Solo en Chilapa se tiene registrados 100 casos de desapariciones, 16 de ellos como desapariciones forzadas, ninguno de los casos tiene avances en la investigación de los expedientes, las familias aglutinadas en el colectivo “Siempre Vivos“ han tenido que buscar en los cerros fosas clandestinas ante la desesperación de no tener indicios sobre el paradero de sus desaparecidos y a pesar de ello nadie ha encontrado a su familiar.

La fiscalía del estado ha querido entregar cadáveres a las familias del colectivo de Chilapa, pero las victimas indirectas no tienen confianza con el personal que trabaja en esa instancia, debido a que se han visto irregularidades con la confronta de muestras, por lo tanto el trabajo profesional deja mucho que desear, lo cual genera un daño emocional severo a la familia, un daño que no ha sido atendido por parte de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV). Así como tampoco han sido atendidas las otras necesidades primordiales que tienen las familias como, las becas alimenticias, becas educativas, becas de arrendamiento o servicio médico.

Así todos los colectivos del estado que se han convertido en investigadores y que a través de la necesidad de saber el paradero de su familiar se van especializando en el tema complejo que representa una desaparición forzada en el estado de Guerrero, sin asesores jurídicos y sin trato digno por parte de los ministerios públicos.

Por ello, especialmente hoy manifestamos nuestra más grande admiración a las madres, esposas, hijas y demás familiares que no han descansado por buscar a sus desaparecidos, que poco a poco han ido formando un frente muy importante en estos días de tanta violencia que sacude la tranquilidad de todos los pueblos mexicanos.

 Exhortamos también a los colectivos de todo el estado a que se mantengan unidos y juntos exijan la presentación con vida de sus desaparecidos, nuestros desaparecidos; el derecho a la verdad  y a la justicia, al enjuiciamiento y a la reparación del daño.

¡No debemos dar marcha atrás, la lucha tiene que seguir hasta que encontrarlos!

¡Por todos los desaparecidos!

¡Por una sociedad fraterna y una vida digna!

Centro Regional de Defensa de Derechos Humanos “José Ma. Morelos y Pavón” A.C.

 

 

Comunicado | LA CEAV DE GUERRERO NACE MUERTA Y SIN AVAL DE FAMILIARES DE VÍCTIMAS

LA CEAV DE GUERRERO NACE MUERTA Y SIN AVAL DE FAMILIARES DE VÍCTIMAS

-Sin legitimidad y sin trayectoria en derechos humanos se nombra al nuevo titular

-Denuncian ONG falta de compromiso del Ejecutivo Estatal para atender las propuestas de los colectivos de familiares, sobre el nombramiento del nuevo titular 

-Hacen falta acciones eficaces y autónomas para garantizar el acceso a la justicia, la debida reparación del daño y de no repetición

Chilpancingo, Guerrero a 22 de Junio de 2017.- Luis Camacho Mancilla fue nombrado como Titular de la Comisión Estatal de Atención a Víctimas del Estado de Guerrero el pasado 19 de junio de 2017, sin embargo, su nombramiento se da en un contexto estatal en donde la violencia se ha enseñoreado, dejando en un estado de indefensión a las familias que a diario dan la batalla para dar con el paradero de sus hijos.

Es un nombramiento que nace muerto porque no cuenta con el respaldo de las personas que son directamente afectadas, y porque estos nombramientos deben de contar con la legitimidad que se adquiere en el compromiso diario con las personas que sufren el flagelo de la violencia.

Si bien la Ley de Atención a Víctimas establece que por única ocasión el Comisionado puede ser propuesto por el Gobernador al Congreso Local, y para el siguiente periodo deberá enviar una terna previa consulta a las y los familiares de las víctimas; ni el Gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, ni el Congreso Local tuvieron a bien incluir en el proceso a quienes se han visto directamente afectados por las omisiones del estado, la violencia y la impunidad.

De manera unilateral y dejando de lado los planteamientos de los colectivos de víctimas se impuso la titularidad de Camacho Mancilla, de quien se desconoce una trayectoria a favor de los derechos humanos y no cuenta con antecedentes de trabajo con víctimas de violaciones a los derechos humanos, sino más bien su trabajo se reduce a haber sido parte de la Comisión para la implementación de la Reforma en Materia de Seguridad y Justicia Penal en el Estado.

Por otra parte, es preocupante el incremento de los desplazamientos forzados, los feminicidios, las desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales y de fosas clandestinas, lo que sin duda implica un reto en el que las víctimas deben ser tratadas con profesionalidad, sensibilidad y eficacia y no con acciones supeditadas al Gobierno Estatal, como se prevé con el reciente nombramiento.

Es indispensable que el titular de esta institución tenga un verdadero compromiso con las víctimas, sensibilidad humana, experiencia en ese tipo de atención, autonomía de decisión y los recursos necesarios para demostrar una atención profesional y con compromiso ético a favor de las víctimas y para dar una buena atención a las demandas de sus familias, pues ante la falta de estas características la población en general no confía en los elementos de seguridad ni en las autoridades.

A diferencia de la burocracia que persiste en nuestro estado, este cargo debe de cimentarse en la confianza y cercanía de la gente que ha sido ignorada y re victimizada en su lucha por defender su derecho a ser atendidos con respeto y dignidad.

Es preocupante que tanto el Gobernador de Guerrero como el Congreso Estatal, no hayan tomado en cuenta los criterios que han planteado los organismos internacionales de derechos humanos relacionados con la atención a víctimas y que hayan prevalecido más los intereses de grupo, una actitud irresponsable, insensible y autoritaria frente al dolor y las necesidades urgentes de las víctimas.

En ese sentido, las organizaciones civiles nos solidarizamos y hacemos eco de esta demanda dolida de las víctimas, por no sentirse representados y escuchados ante las instancias gubernamentales, por lo que pugnaremos para que el centro de la acción gubernamental sean las víctimas y sus familias y para que no se denigre ni se trivialice su lucha. Son ellos y ellas, las que hoy marcan el derrotero de lo que representa un cambio en el sistema de justicia y en la defensa de los derechos humanos.

Finalmente, es importante mencionar que ante la ausencia de soluciones reales a las problemáticas que incrementan la violencia e impunidad en el estado, el número de víctimas continúa en aumento, sin que hasta la fecha se garantice su acceso a la justicia, la debida reparación del daño y mucho menos existen garantías de no repetición, por lo que desde los tres niveles de gobierno, de manera autónoma y de acuerdo a su competencia, es urgente que se tomen acciones que se encaminen hacia ese objetivo.

ATENTAMENTE:

CENTRO REGIONAL DE DEFENSA DE DERECHOS HUMANOS “JOSE MA. MORELOS Y PAVON”

COLECTIVO CONTRA LA TORTURA Y LA IMPUNIDAD

CENTRO DE DERECHOS HUMANOS DE LA MONTAÑA”TLACHINOLLAN”

MARIO VERGARA HERNÁNDEZ

COLECTIVO “BUSCADORES DE FOSAS” DE IGUALA

EL COLECTIVO DE PADRES Y FAMILIARES DE DESAPARECIDOS SECUESTRADOS Y ASESINADOS EN EL ESTADO DE GUERRERO Y EL PAÍS.

COLECTIVO “FAMILIAS DE ACAPULCO EN BUSCA DE SUS DESAPARECIDOS”